VEGAP - Visual Entidad de Gestión de Artistas Plásticos Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Índice Alfabético de Autores Banco de Imágenes de VEGAP Fundación Arte y Derecho VEGAP - Visual Entidad de Gestión de Artistas Plásticos
Volver a la página principal

Mambi, Claudio

El Patriarca
La huida
Malabaristas
Madre

Visite el sitio web del autor    Envíe un mensaje al autor

Claudio Mambi nació en 1967 en Uige (Angola). Cursó estudios de arte en la Universidad de Luanda. Ilustrador gráfico, vive y trabaja entre Madrid y Pamplona. Ha desarrollado su arte en contacto con las realidades de su país, primero, y luego en Europa, Portugal, Francia y España. Reivindica rechazar adscripciones estéticas formales. Mambi ha encontrado muy rápidamente su lenguaje propio. Apartándose de una actitud moralizadora, ha tomado posición como testigo de un entorno que a veces le atormenta y le obsesiona. Se interesa por una realidad más allá de texturas formas y colores, y para cuya evocación éstos son meros pretextos. Todo un mundo misterioso y sensible es perceptible a través de su imaginario. Escenas de la vida real expresada en una instantánea de tiempo interior, entra la duración y el instante, no se sabe muy bien. Sombras frías medio humanas, medio trascendentes. Espíritus con los colores de la noche. Plasmando continuamente en esa expresión seres que no se conforman con su vida cotidiana, que están en búsqueda permanente, a través de la transparencia de lo real, hacia otros niveles de creación. Y siempre una presencia a la vez generosa y distante, cálida y lejana. A través de la pintura, su medio predilecto, prosigue el trabajo sobre la memoria comenzado hace algunos años. Memoria de su país y de África, desde luego, pero sobre todo memoria del mundo. Y, por encima de todo, reinterpretación humilde de una historia de la que su trabajo nos proporciona constantemente puntos de vista insólitos y cargado de una poesía del viaje nómada forzosa que, irresistiblemente, nos remite a tiempos pasados. El color es para él a la vez marca de lo real, tinte de la tierra, tierra de Siena, solo y densidad humana. Pone de relieve un espíritu natural y auténtico un retorno a las raíces. Trabaja con la intuición de una verdad cada vez más absoluta, de un tiempo para si mismo. Fuera del tiempo. Orlando Álvarez 11 de mayo de 2000

 

Volver a la página principal